Carrera Popular Villa de Aranjuez 2014 – Fernando

carrerapopular1

Pues eso, otro año más y van 6, en esta carrera que cada vez me gusta más. Y una nueva oportunidad perdida para hacer sub 40’.

Lástima, porque el día era perfecto para correr, fresquito pero despejado y sin viento. El circuito igual de estupendo que siempre. A quienes lo conocen no se lo tengo que describir, y quienes no lo conocen ya están tardando, porque la carrera merece la pena aún con el inconveniente (que no es menor) de tener que recoger el dorsal uno o dos días antes de la misma.

La buena organización consigue que no haya ningún problema en la salida de una carrera tan masificada como esta, y si hay alguno, son (o somos, que esto es cuestión de opiniones) los corredores que no se colocan en el cajón de salida adecuado al ritmo que pueden o quieren llevar ese día.

Para el público otro diez ya que donde lo había, no dejaban de animar, lo mismo a sus conocidos que al resto de participantes.

Pero no sé qué es lo que tiene esta carrera que siempre me pilla en baja forma. Por más que me lo proponga y que me intente organizar, no consigo llegar a la fecha con un buen nivel de entrenamiento.

Podría buscar tantas justificaciones como quisiera para no haber salido a correr más de dos o tres días por semana durante dos meses, pero no voy a hacerlo, porque dejarían de ser justificaciones para pasar a ser excusas.

La diferencia este año es que sabía que no podría conseguirlo porque iba muy falto de entrenamiento. De hecho lo supe un mes antes en la carrera de Seseña, pero en la salida me despisté, perdí a los compañeros con los que iba y decidí probar.

Hasta el km 5, casi el 6, todo bien, rondando los 3’55’’ el km pero a partir de ahí el bajón, las náuseas y el cansancio me hicieron bajar el ritmo (como en Seseña) y me acompañaron hasta el km 8,5 donde me encontré con la frustración de no ser capaz de mantener el ritmo que llevaba y subir la única cuesta del recorrido dignamente.

Después de ahí, todos los planes de hacer el último y favorable kilómetro a tope se convirtieron en un gran esfuerzo para recuperar el aliento y no llegar a meta demasiado desencajado.

Al final bajé 1 minuto y 10 segundos el tiempo del año anterior, para quedarme en 41:34.

Así que nada que objetar, nadie a quien culpar salvo a mí mismo de no alcanzar el reto de bajar de 40’ otro año más.

¡Pero el año que viene vuelvo y lo intento de nuevo!

A ver si va a ser por eso que no lo consigo, para volver a intentarlo el año siguiente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>