Mi papá es más fuerte que 42km.

maraton3p

Ayer completé por fin mi primer maratón, fue en Sevilla, baje en un minuto mi objetivo, que era hacerlo por debajo de las 4 horas, si, ya sé que no es una marca para estar orgulloso y de hecho, ayer se me quedó un sabor amargo en la boca cuando terminé porque me hubiera gustado hacer menos tiempo (3h.45´), pero en frio hoy, creo que al menos se terminó que era lo que me había fijado como reto principal.

Ahora es cuando estoy saboreando la sensación de haberla terminado porque ayer sólo pensaba en recuperarme de todos los dolores que tenía. Como casi en todo en la vida, se aprecian más las cosas cuando las piensas desde el recuerdo y todos los detalles que creías olvidados, te vienen a la cabeza como un tsunami.

El día amaneció frio y desangelado, normal en esta época del año, pero a medida que fueron pasando las horas, se quedó un día espectacular con unos 19° a las 12 de la mañana. El sábado cuando fuimos a estirar y calentar un rato, nos llovió y nos hizo un tiempo bastante desapacible, así que nos temíamos lo peor a pesar de los pronósticos que eran buenos para el día siguiente. Nos presentamos en la salida mi compañero Juan Carlos (Míster) y yo, con el tiempo suficiente de antelación para poder estirar un poco y calentar sin los nervios y agobios de las prisas, cuando llegas tarde y eso al final lo pagas. El recorrido, como nos habían repetido bastantes veces, muy llano y pasando por los lugares más emblemáticos y singulares de Sevilla, la organización de diez también, con muchos puntos de avituallamiento y muy atenta con los corredores, la gente, espectacular, muy especialmente en los últimos kms, que es donde más se necesitan los ánimos para llegar a meta, increíble la entrada al estadio donde en el 99 entró el gran Abel Antón para conseguir el campeonato del mundo, en general todo muy bien, la feria del corredor del sábado también de nota, sin embargo, por poner un pero, diría que llegar al Fibes era lo peor.

Aludiendo al título del artículo, diré que es una frase que vi en unas camisetas en unos de los stands de la feria y que por supuesto también las había de mamás (por cierto, enhorabuena a todas las chicas que participaron y en especial a las que entraron en meta que fueron muchas y a las que me adelantaron en los últimos kms. y que iban frescas como lechugas), tengo que decir, que esta frase, fue una de las culpables que entrara en meta, me la iba repitiendo constantemente en los últimos kms. mientras me acordaba de mis hijos Alejandro y Manuela, que no nos los podíamos haber llevado a Sevilla. Es una frase muy simple y que aconsejo a todo el mundo que la utilice cuando ya estas al límite de tus fuerzas.

Ahora toca la hora de los agradecimientos a todos los que han hecho posible que llegara a meta, en primer lugar mi compañero Juan Carlos, que me acompaño hasta el km 37 (Plaza de España, foto adjunta) y que sólo había entrenado en condiciones óptimas el último mes, demasiado hizo con terminar, lo que menos importa en estos casos es el tiempo que se haga, gracias de nuevo amigo, sabes que sin ti no lo habría conseguido, me hubiera encantado entrar a meta contigo, gracias a mi mujer Rosana, por el apoyo, ánimos y por cargar con los niños durante los dos meses largos que duró el entrenamiento, no veas como me ayudo el beso que me diste en La Plaza de España, gracias también a la mujer del míster, Teresa por el masaje del sábado, por hacernos de guía y por el reportaje fotográfico, gracias a los compañeros de fatigas y sudores de BlogRunners (Roberto, Fernando, Juan, José y Juane) por los ánimos que nos dieron, gracias también a los amigos y amigas delos grupos de WhatsApp, Gibraltar Español y María Figura, gracias a mi compañero de trabajo y entrenador personal, Fernando por prepararme un plan de entrenamiento con tan poco tiempo.

Para terminar, decir a quien lea esto, que con constancia y esfuerzo todo se puede conseguir, mucha fuerza a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *